Sal y molinos

Sal y molinos

Hace unas semanas nos apetecía pasear un poco, así que salimos a recorrer el paseo de “Los Molinos”, un curioso camino transitable a pie que recorre el noreste del Mar Menor dejando a mano derecha y el parque natural de “Las Salinas” en San Pedro del Pinatar a mano izquierda, finalizando en los alrededores de la playa “La Llana”. Un recorrido que llevamos haciendo años desde que vivimos en la zona, ya que aparte de ser gratificante a la vista concede una tranquilidad y una relajación difíciles de encontrar en este mundo moderno en el que nos ha tocado vivir.

 

La primera de las imágenes que he tomado me hace pensar en la familia y la juventud. Curiosamente recorriendo este trayecto en otras ocasiones he tenido el privilegio de tomar fotos con temática similar. Ese sentimiento de ver un trocito de la inmensidad del mundo abierto para ti, lanzarse a correr sin ningún motivo sumando alegría a cada paso y por supuesto lo mejor, poder compartir ese momento especial con tu familia.

 

Una imagen que representa muy bien este pequeño paseo es la siguiente.

La fauna que habita la zona reposando, después de un largo día, disfrutando los últimos momentos que quedan antes de la caída del Sol.

 

Los famosos flamencos rosas del parque natural de “Las Salinas” siempre dibujan corazones para aquellos que tienen el intenso placer de observarlos. Tuve suerte y disfrute un rato de ellos.

 

Volaron las horas y llego uno de los momentos más intensos, la caída del fuego que gobierna el día.

 

¿Quién será el apasionado que escribe con temple y fe bajo las olas?

 

Un recorrido interesante es dos veces maravilloso si la compañía es buena.